VAMPIROS DE LA NOCHE

jueves, 4 de marzo de 2010

HOLA A TODOS

HOLA A TODOS LOS DESPISTADOS ME AN PEDIDO EL PRIMER CAPITULO AQUI ESTA ESPERO LES GUSTE MUCHO  ES UN POCO LARGO A COMPARACION DE LOS OTRO PERO ASI ES EL EL PRIMER INTENTO MAÑANA EL SEPTIMO CAPITULO LO LO PIERDAS ...BESOS A TODOS CHAO


 EL COMIENZO DE UNA DESGRACIA

INTRODUCCION:


Esa noche el me ataco no sabía qué hacer solo podía defenderme y salir huyendo de ahí, cuando fui acusada y aprendida de brujería sabia que todo avía terminado ,de pronto me encontré en un barco de polizón no sabía que esperar ¡ Y después de tres largos días de agonía por fin todo acabo me encontré en un nuevo país ,ojala hubiera sido todo lo nuevo que empezaba en mi vida¡ pero no, mi vida avía terminado y empezaba mi camino por el paso de este mundo entre los vivos, el consuelo? que no estaba sola pero hasta cuando seria así ? ……….mi muerte dio un giro de 300 grados para detenerme y continuar, donde nunca hubiera imaginado empezar…………..

INICIO:

Vivía en el año de 1880 en un pequeño pueblo llamado Tortosa a las orillas de España, cuyo lugar daba de cara al frente al cálido y misterioso mar mediterráneo en donde vez gente ir y venir, donde los reyes y la iglesia hacen regir las leyes a su manera ya que vivía en la tormentosa época de la santa inquisición ; en un pueblo en donde las calles estrechas nos dirigen al bosque o a grandes extensiones de tierras cultivadas y por supuesto a los majestuosos castillos y templos creados de piedra y fina madera.

Pero como parar algo que ya estaba escrito en mi destino? Hoy me desperté al sentir el primer rayo de sol tocando mi rostro y lo había hecho con alegría pensando en las actividades que me esperaban en el resto del día; a decir verdad eran pocas ya que desde que mi padre el carpintero del pueblo había muerto por la peste y mi madre una ama de casa dedicada a su hogar murió de tristeza, no quedaba mucho que hacer más que barrer, lavar 2 únicos trastos y tender la cama, debes en cuando cultivaba pequeñas cosas para poder vender a simplemente consumirlas de esa manera logra sobre existir en este mundo feroz.

Sin embargo al levantarme y ponerme una falda blanca, larga y remendada, una blusa igual o más vieja del mismo color mire por la ventana y vi que hoy…Las montañas mostraban un color autentico, único y vivo, era la primera vez que veía ese verde resplandeciente y ese café como las hojas que caen de los arboles cuando su vida termina. El cielo estaba de un azul como si mostrara que hay detrás de él, como ese mar transparente que envuelven todos nuestros sentidos con el simple hecho de mirarlo con ese relajante vaivén de las olas, su sonido era música que arrullaba mis sentidos.

Las nubes que se veían ese día tenían un blanco inimaginable como la rosa más pura y bella que puedas encontrar en este pequeño pero acogedor y cálido pueblo, el cual pensaba que era mágico, nunca imagine que en donde me sentía segura y feliz me fuera a traer la desgracia, tristeza, y muerte….bueno hasta ese momento yo creía que el fin era eso ¡La muerte ¡pero qué equivocada estaba, ignoraba lo que mi destino me tenía preparado………. Pensaba un poco en lo que sería mi vida futura de pronto escuche un grito que no pude entender lo que exclamaba…

Y claro como un ser normal no lo pensé hasta que escuche de nuevo el gran un bullicio y vi que era cristal la hija del panadero la que estaba gritándole a su padre (Jaime) que no le quiso dar un pedazo de pan y al mismo tiempo vi que la mayoría de los puestos ubicados hacia la calle izquierda de mi casa ya estaban colocados con diversas cosas y productos, también vi como algunos vecinos mas despertaban con las miradas marcadas llenas de monotonía sin una pisca de ilusión por seguir viviendo.

Cuando recorrías el camino al final te topabas, con una linda casa chiquita y acogedora parecía sacada de un cuento de hadas de la cual se desprendía del techo una chimenea un poco acabada por donde salían los humos y los olores por el fogón y una ventana en cada lado de la puerta delantera.

Al entrar en ella podrías sentir ese calor de hogar y seguridad que no cualquier casa puede brindar; también podías encontrar una pequeña sala que junto a ella estaba esa parte de la chimenea con una alfombra al centro sin diseño alguno y una mesita sosteniendo un florero y frente a esta una ventana con unas cortinas con encajes: en frente de la sala había una mesa de madera cuadrada y dos sillas un poco viejas por el uso, haya enfrente había una pequeña gaveta en donde colocábamos la vajilla buena, la mantelería, los trinches y un cántaro lleno de agua fresca, junto a la gaveta que encontrabas una puertecilla y en su interior una pequella parrilla y alacena con lo esencial saliendo de ella hacia la izquierda otra puertecilla que dirigía hacia mi recamara o más bien dicho la recamara de mis padres la cual dejaron hacia poco tiempo no había cambiado nada en su interior eso me hacía pensar que despertaba por las mañanas junto a ellos y que por la noche me había refugiado en su recamara por miedo al viento a la lluvia o a los animales.. Me hacía sentir menos sola.

Decidí tomar mi canasta y salir a comprar; en el camino me alisaba el cabello y me sacudía la larga falda y la blusa, me percate que de algunas miradas me seguían sigilosamente como la de doña Úrsula una señora dedicada a su familia y hogar, su marido era comerciante de telas y la mayor parte del tiempo estaba fuera, pero sin más salude:

-BUEN DIA URSULA-dije

- BUEN DIA – me respondió

Al seguir mi camino me encontré con otra mirada era la de José el hijo del herrero, el era apuesto, gallardo, alto y de ojos verdes y un cabello ondulado y rubio, pero tenía un pequeño problema le gustaba la mayoría de las chicas de por aquí así que lo descarte en su momento claro que me sonrojaba cada vez que lo veía o hablaba, en esta ocasión no fue la acepción:

-BUEN DIA DEYCSHA- me dijo con voz cálida y aguda

-BUEN DIA JOSE- le espete y mi piel se crispo totalmente y no evite sonrojarme

-QUE BONITA ESTAS HOY DEYSHA-continuo-PARECES UNA HERMOSA ROSA BLANCA

Yo bonita (jajá) acaso era una especie de broma o algo así, creo que era más bien la chica promedio con apariencia delgada y cabello negro largo lleno de marañas y grandes ojos café claro, piel cobriza; hermosa rosa blanca? La misma descripción que había optado para las nubes hoy; coincidencia o destino? DEYSHA no juegues ese tipo de chico no es para ti sigue de frente y no mires atrás; no pensé más así que conteste:

-GRACIAS ERES MUY AMABLE- y me encamine

-ADIOS- lo escuche pero no regrese la mira a él.

Continúe mis pasos y me encontré con el puesto del Sr. Mackman el era un señor ya grande y con una familia numerosa ya que contaba con 4 hijos y su esposa; ella era muy linda dedicada al hogar como la mayoría de las mujeres y casi no salía mucho pero sus hijos iban y venían, su puesto era el mejor de la plaza de frutas y verduras. Así que compre 1 k de naranjas y fui por el huevo, había una granjita de gallinas a 2 puesto y me encamine.

Hoy la plaza estaba un poco más concurrida de lo normal y lo único que podía ver eran vendedores ofreciendo sus productos, cuando me percate de una tela hermosa fui directo hacia ella, sin darme cuenta tropecé con una persona con largas y finas faldas; me sostuvo y evito que callera junto con mis naranjas y de repente me vi envuelta en esos ojos negros llenos de lujuria y soberbia eran los ojos más obscuros que había visto antes eran los del nuevo padre que había llegado desde Francia su nombre era Lucio. Todo el pueblo comentaba de su llegada por que ya había padres suficientes para mantener el orden en este pueblo sin embargo le agrades:

-GRACIAS PADRE- le dije

-TEN MAS CUIDADO HIJA MIA-dijo con voz áspera y ronca

-SI LO SIENTO ESTABA DISTRAIDA- su voz tenía algo que me hacía temerle

-ME LO IMAGINO, ESPERO VERTE HOY EN MI TEMPLO HIJA- siguió

-SI PADRE SI ME NECESITA AHÍ ESTARE -para que me quería? Para que me necesitaba?, hoy no era día para ir a misa y bueno no voy muy amenudeo mis creencias eran un poco…limitadas; pero por que el miedo continuaba en mi? Alomejor mi intuición o algo me decía que no fuera.

-VE CON EL SR. HIJA-concluyo y siguió su camino

-SI GRACIAS- en esos momentos todos me miraban con esos ojos pétreos, me había quedado ahí parada por un largo rato que me pasaba no solía detenerme a mitad de la plaza y menos con tantas miradas sobre mi?

Regrese a casa con la canasta llena después de solo ir por huevos y naranjas; El encuentro con el padre no se borraba de mi mente y me volví a llenar de miedo en cuanto recordé esos profundos ojos negros su mirada no era como la de los demás padres y tampoco el solía ver así a las demás chicas seguía pensando que podría querer de mi un clérigo como él, en cuando me di cuenta ya tenía los huevos en la sartén y el jugo ya estaba listo.

Así que me dispuse a sentarme a comer ya que había perdido el tiempo en la plaza toda la mañana: al estar mascando recordé cuantas veces había ido a escuchar misa, mis padres no lo hacían más que en el día de acción de gracias o en ocasiones especiales, mi mama era un poco…realista y solo vivía para mi papa y mi padre le daba igual a él solo le importaba trabajar para darle a su hija y a su esposa lo mejor de él.

Seguí comiendo lo que restaba en mi plato y puse en mi mentó mis manos entrelazadas y pensé en lo que yo en verdad creía y yo creía en el destino. Yo sabía que todo llegaba gracias a él y con un poco más de suerte obtendría todo lo que quisiera, me encantaba colgar romero y sembrar lavanda para atraer la suerte como decían algunas leyendas del pueblo, también me fascinaba todo lo esotérico como tener un atrapa sueños en la cabecera o algunas piedras para la abundancia que encontré a escondidas a las afueras del pueblo.

Algunas personas la mayoría decían que esto era de “las damas de noche” más conocidas como brujas o hechiceras pero la verdad preferiría ser alguien así que una persona común y corriente, desgraciadamente las damas de la noche incurrían en la herejía y eran juzgadas por el Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición si se les veía rondando por ahí o practicando la bujería y la hechicería cerca de nuestros terrenos.

Yo me había podido colar unas cuantas veces para ver que realmente hacían pero nunca tuve suerte así que solo seguí de largo por mi camino.

Después de un largo rato con el plato enfrente de mi me levante y lave los trastos y sin más me fui en busca de las ropas que usaría; ya era tarde cuando salí de mi casa, y el sol estaba ya en su puesto para esconderse detrás de las montañas.

Al estar admirándolo sentí un aire recorrer todo mi cuerpo que cogió todos mis sentidos y tuve que regresar por un pequeño chal y una mascada para cubrirme. Así pues me dirigí al camino que me llevaría al gran templo más cercano, en el camino me encontré con una vegetación hermosa el vede era el que reinaba ya que era una temporada lluviosa, también grandes árboles llenos de vida y gran variedad de animales que solo en la noche escuchas su cantar.

Estaba parada ante una majestuosa puerta de madera cubierta con grandes figuras de ángeles y piso de piedra tallada finamente, mis pensamientos seguían en contra de que estuviera ahí y mi corazón estaba desbocado así que empezaron de nuevo esas preguntas sin respuestas ¿Qué hacia ahí?, ¿Por qué el miedo sigue en mi? En verdad no lo sabía pero que mas daba ya estaba ahí y entonces me decidí a tocar, automáticamente mi subconsciente me respondió “no abren vete” y decidida la media vuelta y al dar dos pasos se escucho el rechinido de la puerta al abrirse de nuevo me encontré con el rostro de un campesino era el hijo mayor de Úrsula; Pedro no se me hacia raro verle ahí ya que el escogió el camino del sacerdocio y pues estaba ahí para aprender lo más posible, su voz hizo que detuviera mis pensamientos…

-HOLA DEYSHA- espeto con esa voz cálida y amigable

-EL PADRE LUCIO ESPERA POR TI- siguió y conteste:

-¡E! HOLA PEDRO- dijo no podía decir mas estaba aterrada

- NO HAGAS ESPERAR AL PADRE DEYSHA; RECUERDA QUE ES UN HOMBRE MUY OCUPADO ANDA ENTRA- concluyo y me hizo el ademan con la mano para que pasara.

-SI PEDRO GRACIAS- concluí y entre……….